El acrílico, con sus empastes y texturas , permite efectos parecidos al aguafuerte y es flexible por la posibilidad de corregir y cambiar la obra en proceso. Con esta técnica he seguido trabajando en la temática de interiores que inicié en el grabado. El color es un reto, pues su lenguaje transmite mensajes muy variados. Pero el acrílico es  el medio que me permite pintar por largas horas, disfrutar de la pintura, sin la inmediatez que exige  la acuarela  ni el lento proceso del grabado.