La Luz y el blanco del papel son el soporte del paisaje atmosférico que siempre me ha interesado en acuarela. Tierra, agua, vegetación y arquitectura se tiñen con el color de la hora del día y la humedad del clima. La acuarela con su inmediatez obliga a captar la luz rápidamente y simplificar el detalle.